Alimentación consciente

No todos buscamos perder peso cuando hacemos ejercicio. En muchos casos la meta propuesta es todo lo contrario, subir de peso y obtener masa muscular. En este artículo encontrarás unos sencillos tips de alimentación para que complementes tu entrenamiento de Kick Boxing y puedas alcanzar tus objetivos más fácil y rápido.

Lo que debes buscar con una dieta para aumentar tu masa muscular es consumir más calorías de las que quemes con la actividad física, para que no todo se vaya en la energía que necesita tu cuerpo y los músculos tengan de dónde echar mano para poder crecer. En otras palabras, se trata de una sobreabundancia de calorías, es decir, una dieta hipercalórica. Los alimentos que te recomendamos para que ganes masa muscular de manera efectiva son:

  1. Huevos: deben ser la base de tu dieta por el alto contenido calórico de las claras. Por esto, procura consumir más claras que yemas. Por ejemplo, puedes cocinar dos huevos enteros y dos claras adicionales. Son una excelente opción para el desayuno y para antes o después de entrenar.
  2. Carnes: naturalmente son los alimentos con mayor porcentaje proteico, por lo que no pueden faltar en tu dieta hipercalórica. Puedes alternar entre pollo y carnes rojas, cada uno con sus distintas preparaciones, para que comer no se te haga aburrido y puedas aprovechar al máximo las proteínas magras de estos alimentos.
  3. Atún: está constituido casi en su totalidad por proteínas. Además, es perfecto para comer en cualquier momento del día. Basta con destapar la lata y acompañarla de una tajada de pan o las galletas que más te gusten.
  4. Espinaca: no en vano era la elección de Popeye para inflar sus bíceps. Esta verdura contiene un porcentaje significativo de glutamina, un aminoácido fundamental en el desarrollo de masa muscular.
  5. Lácteos: quesos, leches y yogures bajos en grasas facilitarán el crecimiento de tus músculos, además de aumentar las bacterias benignas en el sistema digestivo, lo que favorece la absorción de otras proteínas que consumas.

No solo es importante qué comes, sino también cómo lo comes. Haz un esfuerzo por dejar atrás el modelo de tres grandes comidas (desayuno, almuerzo, cena) e intenta comer hasta seis veces por día, con dos o tres horas de diferencia entre cada ingesta. Así mantendrás tu metabolismo activo y el desarrollo muscular no se detendrá. Recuerda, estos son solo unos consejos básicos para tu dieta hipercalórica. Para tener mejor resultados, basados en tu caso particular, debes consultar a un profesional de la nutrición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.